La propiedad industrial e intelectual en las empresas: ¿cómo afrontar un proceso de valoración de la IP?

03-2020

¿Cuál es la mejor manera de explotar los derechos de IP? ¿Cómo puede rentabilizar una empresa su inversión en activos intangibles? El capital intelectual es uno de los recursos más importantes que poseen las compañías más poderosas del mundo, siendo una clave de su dominio del mercado y de su rentabilidad continua. Es por ello que Bird & Bird lanza en España una serie de desayunos para dar respuesta a algunas de las preguntas que pueden plantearse las empresas en materia de IP. En esta primera edición, el evento ha estado coorganizado por Gesvalt, compañía líder en consultoría y valoración.

Mariano Santos, socio del área de IP en el despacho, ha explicado que “la valoración de la propiedad industrial es amalgama del concepto económico de valor y el concepto jurídico de propiedad. Las valoraciones se realizan en un lugar, momento concreto y circunstancias particulares. Lo más importante será saber para qué queremos dicha valoración (hipotecarlo, licenciarlo, etc.)”. “Cualquier valoración de marca hecha solamente desde un punto de vista financiero sin un objetivo claro y preciso es inservible, siempre es necesario un perfil multidisciplinar: jurídico, marketiniano, financiero”, ha apuntado.

Además de proporcionar información variada sobre la propiedad industrial e intelectual en España, Santos ha hecho hincapié en la importancia del Brand Equity como elemento esencial para las compañías que deben potenciarse a través de estrategias de marketing para generar ingresos a través de nuevas adquisiciones de clientes. El éxito del valor de su empresa depende en gran medida de la dedicación a la marca y la percepción que los consumidores tengan de la misma.

Durante la jornada también se ha debatido sobre el proceso de valoración técnica de las patentes, indispensable para una valoración financiera posterior. Dicho estudio permitirá a las compañías evaluar una cartera de patentes en su conjunto, compararlas con patentes similares, tener en cuenta escenarios tecnológicos, proceder a una búsqueda de socios o de personas, saber ‘qué dicen otros de mí’, etc. Igualmente han insistido en otros aspectos relevantes como los indicadores técnicos (potencial, evolución y liderazgo tecnológico), jurídicos (solicitud/registro, ciclo de vida, extensión internacional prevista, litigios, gravámenes), económicos (empleados, retorno de inversión, etc) y comerciales (demanda de producto, coste de producción, etc.).

Por su parte, Roberto Guiñales, Director de valoraciones financieras de Gesvalt, ha destacado que los activos intangibles representan actualmente el 85% del valor de las empresas, siendo la Propiedad Industrial el principal creador de riqueza. “Hace 10 años las empresas más importantes eran las grandes petroleras y conglomerados. Ahora, compañías como Google o Amazon copan las listas de los más potentes. Sociedades del conocimiento, movimientos globales y muy rápidos, lo que nos aboca a un cambio en la gestión de la propiedad”, ha sentenciado. El experto ha afirmado que esta nueva gestión debe afrontarse desde una perspectiva jurídica (análisis y protección de los activos y maximización de su valor) y se podrá rentabilizar su inversión con la explotación, monetización y puesta en valor. Asimismo, ha hablado sobre la importancia de la gestión de estos activos intangibles, con el correspondiente análisis, registro y explotación, así como los diferentes pasos a seguir para su optimización contable y fiscal.