Las aplicaciones de la tecnología blockchain, las nuevas obligaciones Open Banking o en qué lugar quedan aquí la protección de datos y las cuestiones fiscales han centrado la cuarta edición del evento anual Fintech de Bird & Bird, en la que expertos del sector y del despacho debatieron sobre las problemáticas actuales más complejas en el entorno legal de este campo.

Tras la apertura del congreso por parte de José Luis Lorente, Socio de Bird & Bird, la reflexión sobre las aplicaciones y disyuntivas que plantea la tecnología blockchain ha sido abordada por el Notario Manuel González-Meneses. Según el experto, esta tecnología se caracteriza por ser muy segura y eficiente, sin embargo, tiene debilidades muy importantes como su opacidad, una sostenibilidad cuestionable o la escalabilidad del sistema. “Podemos decir que el blockchain ha sido un experimento financiero exitoso; el bitcoin no ha servido como dinero hasta ahora, pero nos ha enseñado a utilizar la red para controlar un activo sin necesidad de un tercer actor de confianza”, ha asegurado González-Meneses.

Las características esenciales de esta tecnología -código abierto, anonimato de los usuarios y gobernanza descentralizada- son la raíz de dicha contradicción entre transparencia y opacidad en el caso del bitcoin. “El rasgo más sorprendente del sistema blockchain es la innecesidad absoluta del derecho, ya que no necesita ninguna herramienta jurídica y hace que el bitcoin sea autosuficiente”, explica el experto.

Open Banking o cómo compartir información y proteger al cliente

La llegada de la PSD2 ha supuesto una gran revolución en el mercado de servicios financieros. Entidades bancarias y operadores de pagos online deberán aplicar esta normativa que promete una mayor seguridad para los clientes pero, ¿quién tiene la responsabilidad de proteger la información de estos?

Julio César, Directo de Desarrollo de Negocio de Cecabank asegura que la PSD es una oportunidad que ha permitido a los bancos llegar con su oferta de servicios a más gente a través de terceros y que lo más complicado ha sido la interpretación de la norma. Lo ha asegurado en un panel moderado por Adrián Calvo, Counsel de Bird & Bird, en el que también ha participado Fanny Solano, Head of Digital, Retail and Markets Regulation de Caixabank y Jorn-Jakob Röber, Head of EU Affairs en Trustly. Ambos han aportado los puntos de vista que supone estar en actores diferentes del terreno Fintech, y han concluido que bancos y terceros deben encontrar soluciones y colaborar juntos.

Otros retos Fintech: privacidad y fiscalidad

Las innovaciones Fintech llevan aparejadas también importantes retos en el ámbito de la protección de datos y la fiscalidad. “El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) entra en conflicto frontalmente con el sistema de cadena de bloques”, afirma Lupe Sampedro, Socia de Bird & Bird, que asegura que el derecho al olvido y el de rectificación son dos puntos que chocan en este sentido. En el caso del Open Banking, según Sampedro, la norma PSD2 tiene un espíritu distinto al del RGPD, pero existen bases de legitimación bajo el RGPD que permiten amparar los tratamientos de datos previstos por la PSD2. Asimismo, Sampedro hizo referencia a la problemática derivada del uso de las técnicas de web scraping desde el punto de vista de la normativa de protección de datos.

En el ámbito fiscal, aunque no puedan calificarse como dinero, las criptomonedas se consideran activos inmateriales de intercambio en cualquier transacción, por lo que tienen ciertas implicaciones fiscales. Es el caso el IRPF, ya que estas ganancias deben tributar como patrimoniales, explica Montserrat Turrado, Socia de Bird & Bird. “El anteproyecto de Ley de Medidas Antifraude exigirá información sobre saldos y titulares de las monedas virtuales y operaciones que se realicen con estas. Además, tendrá que declararse la tenencia de criptomonedas en el extranjero”, asegura Turrado.

Tanto la nueva regulación de pagos digitales como las criptomonedas son asuntos sobre los que la nueva Comisión Europea deberá seguir trabajando. En este sentido, según Adrián Calvo, la estrategia de Bruselas incluirá, entre otras, la aplicación de la autenticación reforzada de cliente (SCA), la replica de la PSD2 en otros sectores o un posible marco legislativo para criptoactivos.