Sentencia del TS sobre conflictos laborales y competencia internacional de los Tribunales Españoles

13 marzo 2014

El Tribunal Supremo determina la falta de competencia de los tribunales españoles para conocer sobre el despido disciplinario de un auxiliar de cabina español con base en Noruega, y contratado bajo las leyes irlandesas con sumisión expresa a la jurisdicción de los tribunales irlandeses (Sentencia de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 30 de diciembre de 2013).

El Tribunal Supremo ha estimado el recurso de casación para la unificación de doctrina interpuesto por las empresas Workforce International Contractors Limited y Ryanair Limited contra la Sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, y ha declarado la falta de jurisdicción de los tribunales españoles para resolver esta controversia.

En este caso, el despido del trabajador, un tripulante de la cabina de pasajeros, se basó en el incumplimiento de la política de la compañía para el consumo de productos destinados a la venta del pasaje. En concreto, el trabajador consumió un bocadillo de los destinados a la venta al público sin la previa autorización de su superior y sin abonar previamente el precio del mismo. El trabajador interpuso demanda contra esta decisión empresarial ante los Juzgados de lo Social de Madrid.

En el momento del despido el demandante prestaba servicios para Ryanair (aunque contratado formalmente por Workforce International) desde su base de Oslo, habiendo prestado servicios previamente desde la base de la aerolínea en Madrid. Y existía, en su contrato de trabajo, una cláusula de remisión empresa a la jurisdicción irlandesa, donde ambas codemandadas tenían su domicilio social.

Sobre esta base fáctica, y a pesar de la falta de contradicción entre la sentencia impugnada y la invocada por las empresas demandadas, el Tribunal Supremo en su sentencia entra a conocer de oficio sobre la competencia de los tribunales españoles realizando un análisis exhaustivo de las normas internacionales y nacionales en conflicto.

Como primer paso, el Tribunal explica que las reglas de competencia internacional están ordenadas conforme al principio de jerarquía, por lo que resulta  prioritaria la legislación internacional y/o de la Unión Europea, sobre la ley nacional relativa a la competencia de los tribunales españoles contenida en el artículo 25.1 de la Ley Orgánica del Poder Judicial.

Desde este punto de partida la legislación aplicable en el presente caso, razona el Tribunal, es el Reglamento CE 44/2001. El cual establece como principio fundamental para determinar los tribunales competentes el domicilio del demandado siempre que éste se encuentre en un estado miembro, o alternativamente en materia laboral, el lugar en el que el trabajador preste habitualmente sus servicios. Debiendo el trabajador elegir en cuál de los foros ejercitar la acción judicial.

En este caso, las dos empresas demandadas se encuentran domiciliadas en Irlanda y el trabajador realiza habitualmente su trabajo en Noruega y por lo tanto en aplicación del citado Reglamento CE 44/2001, el Tribunal concluye que el trabajador debería haber demandado ante los tribunales irlandeses o noruegos.  No siendo suficiente para determinar la competencia de los tribunales españoles el hecho de que Ryanair tenga un centro de operaciones en el aeropuerto de Barajas ya que este centro no puede ser considerado como domicilio de la empresa, máxime cuando esta compañía tenía, de forma incontestable, su domicilio social en otro estado miembro.

Finamente, merece la pena mencionar que el Tribunal también analiza la cláusula de sumisión expresa a los tribunales irlandeses contenida en el contrato firmado por el trabajador. La cual considera como no aplicable a la presente controversia ya que no cumple los requisitos establecidos por el Reglamento CE 44/2001 y la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas, al no ser ni posterior al nacimiento del litigio, ni proporcionar un fuero distinto del generado por la aplicación del Reglamento, pues la jurisdicción de los tribunales irlandeses recogida en la cláusula venía ya derivada de la propia aplicación del Reglamento, tal y como se acaba de analizar.

Contactos

Miguel Pastur

Miguel Pastur

Counsel
España

Llámeme al: +34 91 790 6000