Audiencia Nacional española anula cláusulas que permiten a empleadores comunicarse por SMS/email sin autorización del trabajador

28 febrero 2014

Miguel Pastur, Paula Fernández-Longoria

La Audiencia Nacional declara la nulidad de la cláusula incluida en el contrato de trabajo por medio de la cual se establece que el empresario podrá realizar notificaciones a los trabajadores por vía SMS o correo electrónico (Sentencia de la Audiencia Nacional nº 13 de 28 de enero de 2014).

La Sala de Social de la Audiencia Nacional ha resuelto la demanda de conflicto colectivo interpuesta por la Federación de Servicios Financieros y Administrativos de Comisiones Obreras y la CGT contra una empresa del sector de Contact Center por la inclusión en los contratos de trabajo de una cláusula que permite a la empresa realizar notificaciones a los trabajadores por medio de SMS o correo electrónico, que la Audiencia Nacional ha considerado abusiva.

La Audiencia comienza el estudio de la cláusula contractual determinando que de acuerdo con la legislación de protección de datos los datos relativos al número de teléfono móvil y al correo electrónico del trabajador son datos personales.

Por lo tanto, los mismos únicamente pueden ser tratados por la empresa con consentimiento expreso del trabajador o cuando sean necesarios para el mantenimiento o cumplimiento de la relación laboral y por lo tanto estén amparados en los supuestos considerados excepcionales por no hacer falta consentimiento recogidos en el artículo 6.2 de la Ley Orgánica 15/1999, de 13 de diciembre de Protección de datos de carácter personal ("LOPD").

En este contexto la introducción de una clausula como la siguiente en el contrato de trabajo es considerada por la Audiencia como abusiva: "Ambas partes convienen expresamente que cualquier tipo de comunicación relativa a este contrato, a la relación laboral o al puesto de trabajo, podrá ser enviada al trabajador vía SMS o vía correo electrónico, mediante mensaje de texto o documento adjunto al mismo, según los datos facilitados por el trabajador a efectos de contacto. Cualquier cambio o incidencia con respecto a los mismos, deberá ser comunicada a la empresa de forma fehaciente e inmediata".

La Audiencia llega a esta conclusión basándose en dos razonamientos. Por un lado, la introducción de esta cláusula en el contrato implica imponer a los trabajadores la cesión de datos personales. Por otro, la empresa demandada no fue capaz de probar que los citados datos sean necesarios para el mantenimiento o cumplimiento de la relación laboral y por lo tanto no amparado por la excepción legal al consentimiento incluida en el artículo 6.2 de la LOPD.

En definitiva, la introducción de esta cláusula implica para la Audiencia Nacional un desequilibrio en el contrato de trabajo y un ejercicio desmesurado del poder dirección empresarial.

Contactos