Nuestra historia

Visión general

Our Story

Los orígenes de Bird & Bird se remontan a 1830, y el despacho fue formalmente establecido en 1846. Aun entonces, la excelencia del despacho en cuanto a atención al cliente y la pasión por las industrias clave atrajo a varias de las principales compañías más innovadoras.

A medida que la tecnología permitió que las innovaciones e ideas viajaran más velozmente, la necesidad de proteger las ideas e innovaciones de sus clientes impulsó al despacho a expandir sus capacidades internacionales.

Ahora, más de 180 años después, Bird & Bird tiene 28 oficinas en Europa, Oriente Medio y Asia; y clientes establecidos en 118 países alrededor de todo el mundo.

The origins of the firm - 1830's to 1900

Apoyando la innovación en el corazón del mundo legal

Bird & Bird puede remontar sus orígenes a 183o cuando William Frederick Wratislaw Bird llegó a Londres desde la región central de Inglaterra para cualificarse como abogado.

Tras asociarse brevemente con William Fisher y con James Moore, el joven William Bird se encontró a si mismo liderando el creciente Bird & Moore en el complejo legal de Gray’s Inn, el corazón del mundo legal inglés en una época en que el sistema legal inglés empezaba a reformarse.

William claramente prosperaba en los retos de este ambiente acelerado en tanto que el despacho se centraba en ayudar a aquellos que se beneficiaban de la expansión industrial de Inglaterra. Creció rápidamente y en 1875, su hijo William Barrott Montford Bird se incorporó al despacho. Los siguientes nueve años, padre e hijo trabajaron juntos hasta que en 1884, William padre se retiró, dejando a su hijo al cargo.

El joven William Bird era una figura formidable que construyó una sólida clientela en dos de las tecnologías más importantes de la época – la minería de carbón y la fabricación de hierro –, y a quien en 1981 se le une Edmund Storode.

Reflejando el enfoque del despacho hacia las industrias innovadoras, en 1898 consiguió su primer caso de patentes para la compañía Eastman Photographic Materials Company, protegiendo el papel fotográfico Silo, en un movimiento que fue sin duda un síntoma temprano del enfoque del despacho hacia la protección de la propiedad intelectual e ideas de sus clientes.

La pasión por proteger los intereses de los clientes ayudó a cimentar la reputación del despacho y William Bird se convirtió en uno de los principales abogados del panorama legal londinense, valorado por su entendimiento comercial y su afinado talento legal. Fue asignado al consejo del Williams Deacons Bank, hoy parte de The Royal Bank of Scotland, y numerosas empresas del ámbito del hierro y acero que conformaron el éxito de la época victoriana tardía, la llamada época dorada. Se convirtió en High Sheriff de Sussex, miembro del Parlamento de Chichester y, como consecuencia de su compromiso con la tecnología así como por establecer una de las primeras compañías de bombillas eléctricas – una compañía que hoy en día es una marca de uso doméstico y aún cliente. Le fue concedida la Orden de Caballero por otorgar becas que permitían a los graduandos en ciencias continuar con sus investigaciones.

The creation of Bird & Bird - 1900 to 1950

Abogados de la city de Londres para innovaciones punteras

Al inicio del nuevo siglo Bird, Moore & Strode estaba consolidado como uno de los principales despachos londinenses y en 1901, el primo segundo de William, Ernest Edgard Bird, se unió al despacho como socio. Como William antes que él, Ernest estaba centrado en convertirse en uno de los abogados mejor considerados de Londres, y solo cuatro años después de haberse convertido en socio, Edmund Strode dejó el despacho. El despacho se renombró Bird & Bird ese mismo año.

El enfoque de centrarse en los inventores de nuevas tecnologías continuó y en 1909 el despacho condujo su primer caso de patentes para ‘Z’ Electric Manufacturing Co Ltd contra Marples, Leach & Co Ltd, en un caso sobre filamentos de bombillas incandescentes. Fue ese mismo año cuando John Venning, que estableció una de las prácticas de patentes más significativas en Londres, se hizo socio.

Entre los clientes de Venning estaba la compañía holandesa de productos eléctricos Philips, y hacia 1930, era tan importante para la compañía que se le asignó como uno de los tres encargados del fideicomiso de la Philips’ English Trust, ayudando a proteger sus intereses durante los años de guerra.

Asistiendo a Venning estaba Arthur Hodges, uno de los abogados asociados de mayor talento de Londres. Hodges, un asistente sin cualificaciones pero con mucho talento, tenía una aptitud natural para la ciencia, la tecnología y el lenguaje que le daba una visión particular de los retos que los clientes enfrentaban. También ayudó a establecer la temprana reputación de Bird & Bird por la claridad. Como él mismo dijo: “Solía escribir gráficamente en inglés llano usando palabras y oraciones cortas que se dirigían al núcleo de las cuestiones. [Una vez se dijo que era posible] reconocer mi trabajo pues no estaba escrito en una jerga legal ininteligible, sino en un inglés 'Hodgeseano' conciso.”

A pesar del hecho de que en 1941 un severo bombardeo forzó al despacho a mudarse de Gray´s Inn, los años de guerra no interrumpieron la creciente reputación del despacho y, en 1943, Ernest Bird se convirtió en Decano del Colegio de abogados. Un año después, como William antes que él, a Ernest se le otorgó la Orden de Caballero pero, al terminar la guerra, falleció y seis años después, William también, dejando el despacho “sin el apellido Bird” por primera vez en sus 120 años de historia.

Building on the legacy - 1950 to 1990

Abogados para el amanecer de la era de los ordenadores

Sin hijos ni herederos a quienes darles su considerable fortuna, Sir William dejó su capital y herencia en el despacho a los demás socios. No obstante, fue la fusión entre Richard Furber & Son Windsor & Brown en 1954 la que trajo a Alan Woods, el siguiente protagonista en la rica historia del despacho como socio.

Woods se convirtió en el Socio Director y su enfoque en la nueva industria de los ordenadores ayudó a colocar al despacho a la cabeza de una revolución que iba a dar nueva forma a numerosos sectores. En 1973 co-fundó la Sociedad para Derecho e informática (Society for Computers and Law), convirtiéndose en el primer miembro de cuota.

Del mismo modo que se convirtió en el principal despacho para el creciente sector infotrmático, el enfoque hacia las nuevas tecnologías permitió a Bird & Bird ganar su primer cliente de telecomunicaciones en 1984, colocándolo al frente de los desarrollos legales en una industria que estaba siendo rápidamente liberalizada.

Cinco años después, en 1989, Bird & Bird condujo su primera Revisión Judicial (Judicial Review) de OFTEL, el regulador de telecomunicaciones británico, ayudando a cimentar su reputación por navegar en la cumbre de los marcos regulatorios. Fue esta reputación, junto con la profundidad de su entendimiento de los sectores clave de la industria, los que establecieron los pilares para la siguiente fase en el desarrollo del despacho.

Focusing on clients – 1990 to 2000

Estableciendo un acercamiento por sectores

Hacia 1990 todo abogado de Bird & Bird tenía un PC en su escritorio, convirtiéndolo en uno de los primeros despachos en adaptarse al creciente uso de la tecnología en los negocios. Tres años después, en 1993, David Kerr, quien había ayudado a establecer la buena relación del despacho con BT y era uno de los más experimentados abogados en el sector de las comunicaciones del Reino Unido, fue nombrado CEO y empezó a desarrollar una nueva visión estratégica.

David continuó desarrollando el enfoque del despacho en la innovación. En 1995, Bird & Bird se convirtió en uno de los primeros despachos en establecer su propio website – www.twobirds.com. También empezó a trabajar cada vez más en el plano internacional y abrió oficinas en Bruselas y Hong Kong.

Al mismo tiempo que surgían estas innovaciones y expansión internacional, David y el equipo de dirección fueron dando forma al despacho a fin de dar soporte a sus principales clientes con activos intangibles de gran valor, así como a aquellos que se enfrentaban a complejos retos regulatorios.

En 1998, este enfoque fue formalizado cuando Bird & Bird se convirtió en uno de los primeros despachos en organizarse en torno a sectores clave, lo que le permitió compartir de manera más efectiva su entendimiento de los retos comerciales que sus clientes afrontaban.

Este enfoque por sectores ayudó a atraer a algunas de las compañías tecnológicamente más innovadoras y avanzadas del mundo, que dependen de un asesoramiento legal de vanguardia para cumplir con sus objetivos de negocio con lo que el rápido crecimiento del despacho continuó.

Rápida expansión alrededor del mundo

Con la llegada del nuevo milenio, la base de clientes de primer nivel (“blue-chip”) y el crecimiento global en el comercio transfronterizo significó que los clientes buscaran a Bird & Bird para apoyar su expansión internacional. El reto para David y su equipo era construir las capacidades globales del despacho de modo que se cimentara en su rica historia y no debilitase las fortalezas que lo hacían diferente de otros despachos.

El enfoque que adoptaron fue el de reclutar a personas y pequeños equipos, más que fusionarse con otros despachos o establecer oficinas con abogados ingleses. El despacho también retuvo su estructura – a través de una caja única – lo que significaba que cada socio compartía una participación en el éxito global, asegurando que eran capaces de trabajar de manera efectiva a través de las fronteras para el beneficio de los clientes.

Esto fue un éxito. En 2000 el despacho abrió en Francia y Suecia. Un año después en los Países Bajos y el año siguiente en Alemania. En 2003 la expansión continuó con una nueva oficina en Italia y una segunda en Alemania.

El rápido crecimiento significó que en 2004 el número de socios del despacho llegó a 100 por primera vez y la expansión continuó con una nueva oficina en Beijin. El año siguiente se abrieron oficinas en Madrid, Roma y Frankfurt, y en 2006 en Lyon, Francia.

2008 vio la apertura de una oficina en Helsinki a través de la fusión con el despacho finlandés Fennica, así como cuatro oficinas más en la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia y una tercera oficina en China, en Shanghai. En Londres continuó la expansión a través de una fusión con Lane & Partners.

En 2008, el éxito de la estrategia fue reconocido por The Lawyer, que nombró a Bird & Bird Despacho Internacional del Año, y en 2009 el despacho concluyó un acuerdo con uno de los principales despachos de Singapur, ahora conocido como ATMD Bird & Bird. Dos años después, una cuarta oficina alemana se abrió en Hamburgo y otra en Abu Dhabi.

The firm today

Un despacho de éxito internacional con una rica historia

Ha habido muchos cambios en Bird & Bird a través de sus 160 años de historia, pero una cosa permanece, la cultura e identidad de Bird & Bird. Estamos orgullosos de ser un despacho que da un asesoramiento innovador y sin convencionalismos e ideas de gran calidad, con abogados que no tienen miedo a dar su opinión.

Hoy en día practicamos18 áreas de derecho, en más de 16 industrias, en todos los continentes del globo, y nuestra red de colaboración internacional indica que nuestros clientes saben que recibirán el mejor asesoramiento, allá donde lo necesiten.

Nuestros clientes están establecidos en 118 países de todo el mundo y el 75% de nuestros principales clientes trabajan con más de una de nuestras oficinas, demostrando nuestra habilidad de trabajar sin fisuras a través de varias jurisdicciones.

Nuestro apoyo por los individuos significa que nuestra gente disfruta de largas carreras con nosotros, pasando de una generación a otra nuestro profundo conocimiento legal, alcance internacional y excelencia en el servicio al cliente para asegurar que la historia de Bird & Bird continúe escribiéndose.